trioteca blog

¿Te quedan dudas?

hola@trioteca.com
910 054 391

Reunificación de deudas de una hipoteca y consejos esenciales

Reunificación de deudas de una hipoteca y consejos esenciales

Déjanos adivinar… quieres encontrar por todos los medios la manera de pagar menos dinero por todas tus deudas existentes, ¿es o no es? 

Si es así, quizá te interese saber sobre la reunificación de deudas. 

Y es que la organización es la clave para mantener una salud financiera en buenas condiciones, sobre todo si lo que buscas es centralizarlo todo en una misma cuota mensual. 

Para ello existe esta maravillosa forma de unificar las deudas que tengas en un mismo préstamo hipotecario, para que, de esta forma, pagues más o menos la misma cantidad de dinero mes a mes. 

Siempre que tengas una propiedad hipotecada, claro está, puedes llevar a cabo este proceso. 

¿Cuál es el lado positivo de la unificación de deudas? Quédate que te lo contamos ahora mismo: 

¿Qué es la unificación de deudas? 

Es un proceso al que puedes acudir en caso de que necesites agrupar todas tus deudas pendientes para ir abonándolas en un solo pago mensual.

Si por ejemplo tienes que hacer frente a otros productos bancarios, préstamos y créditos de manera simultánea, con la unificación de deudas los puedes agrupar todos a cambio de la vivienda que poseas como garantía. 

La unificación de deudas puede ser hipotecaria o no hipotecaria, en el primer caso, el solicitante que en este caso puedes ser tú, ofrece su vivienda como garantía. 

También puedes hacer este proceso a través de un préstamo personal común y corriente, pero en TRIOTECA, nos centraremos en explicarte lo que tiene que relación con las unificaciones hipotecarias (porque es nuestra especialidad).

En palabras sencillas: la reunificación de deudas es un préstamo que solicitas a la entidad bancaria y que tiene como objetivo poder pagar otros préstamos. 

¿Qué otros tipos de unificación de deudas hay? 

Hablemos a detalle acerca de los tipos de unificación de préstamos: 

1. A través de un préstamo convencional 

Si solicitas un préstamo común y corriente al banco que te permita unificar todas tus deudas, podrás agrupar todas las pequeñas deudas que tengas pendientes independientemente de su tipo, sea crédito, préstamos acumulados u otros productos bancarios que hayas contratado. 

De esta manera te harás responsable de un solo pago mensual, lo que también te aliviará un poco a nivel emocional. 

Con un préstamo de este tipo el tipo de interés que aplicará la entidad bancaria a tu contrato será mucho más bajo. 

2. Unificación de deudas con garantía hipotecaria

Otra de las opciones y la razón por la que quizá te encuentres en este momento leyéndonos, es la reunificación con hipoteca. 

Cuando tienes deudas un poco más grandes que el caso anterior, lo que te recomendaría todo gestor financiero es que decidas unir todo en un préstamo hipotecario, lo que quiere decir que tu vivienda será la garantía de pago. 

Lo normal es que a través de este préstamo logres conseguir en torno al 30% del valor total de la vivienda en el mercado actual, préstamo que podrás devolver en un plazo de tiempo de 15 a 20 años. 

Es importante que sepas, que para poder acceder a esta modalidad de préstamo, la vivienda que coloques como garantía no debe tener cargas, es decir, que debe estar libre de hipoteca. También debes residir en el país y contar con un perfil económico estable para poder ser apto para la solicitud y firma del préstamo. 

3. A través de la ampliación de tu hipoteca

Otro escenario es que ya tengas una hipoteca en curso de tu vivienda en paralelo con otro tipo de deudas. Con esta modalidad, puedes unirlas todas si lograr ampliar el capital actual de tu hipoteca. 

Este dinero «adicional» que te facilitará la entidad bancaria te servirá para pagar el resto de deudas que tengas pendientes, además de poder pagar intereses más bajos, tu hipoteca se extenderá por más tiempo. 

Tipos de unificación de deudas
Tipos de unificación de deudas

Ventajas y desventajas de la unificación de deudas 

Como todo proceso bancario que lleves a cabo, es importante que analices cuáles podrían ser sus posibles ventajas y desventajas, sobre todo si lo que quieres es poder reducir tus gastos mensuales, no sería tan congruente solicitar un préstamo en el que debas desembolsar aún más dinero para conseguirlo. 

Evalúa entonces tus alternativas tomando en cuenta la siguiente información: 

1. Ventajas de la unificación de deudas

Sin duda alguna, el poder llevar un orden mejor de tu economía personal o familiar. Y es que al pagar una única cuota al mes, puedes olvidarte de aquellas veces que has podido pagar una sola deuda y el resto han quedado para el mes siguiente, por ejemplo. 

Con esta modalidad conseguirás abonar a todos los pagos que tengas pendientes a través de uno solo. 

También existe la posibilidad de que la cuota que tengas que pagar resulte menor a lo que pagabas por cada deuda de forma individual. 

Y por supuesto, en la mayoría de los casos el tipo de interés que aplican las entidades financieras suele ser bastante bajo. Los intereses de la unificación de deudas suelen ser más bajos que los se aplican a otros productos como los préstamos personales. 

2. Desventajas de la unificación de deudas 

En este proceso, también podrás apreciar detalles que puede que no te resulten del todo positivos, así que empecemos por lo más importante que debes saber: 

Para ejecutar esta solicitud, tendrás que hacer el abono de ciertas comisiones que correspondan a las deudas que tienes actualmente. Algunas entidades bancarias piden una comisión por cancelación antes de proceder a hacer la unificación de las deudas. 

La consolidación del préstamo nuevo que solicitarás es tomada en cuenta como una hipoteca nueva, lo que también tendrá ciertos costes de apertura. 

Y si bien es cierto que los intereses son más bajos y que pagarás una cuota mensual estándar, el lapso de tiempo de devolución del préstamo es más largo, por lo que tendrás que hacer frente a esta deuda por más tiempo.  

Ventajas y desventajas de la unificación de deudas
Ventajas y desventajas de la unificación de deudas

¿Cuáles son los requisitos para unificar las deudas? 

Elijas el tipo de préstamo que elijas, la mayoría de entidades bancarias solicitan los siguientes requisitos básicos para ceder a prestarte el dinero: 

  • Debes tener la mayoría de edad. 
  • Residir en España de manera legal. 
  • No figurar en las listas de morosidad.
  • Contar con un nivel de ingresos estable.
  • Capacidad de entregar justificante de cancelación de otras deudas.
  • Certificación de que la vivienda es de tu propiedad.
Requisitos para unificar las deudas
Requisitos para unificar las deudas

¿Cuál es el límite máximo de la unificación de deudas? 

Como cualquier otro préstamo bancario, la unificación de deudas tiene ciertas limitantes que dependen única y exclusivamente de tu perfil como cliente y de la capacidad que tengas para hacer frente a la deuda. 

También es importante que sepas que en caso de que se haga la unificación a través de una hipoteca, se tendrá en cuenta como máximo el 80% del valor del inmueble.

Documentos indispensables para unificar las deudas 

Como si se tratase de cualquier otra operación bancaria, el banco hará una evaluación de tu perfil financiero para analizar si puedes hacer frente a la deuda en los próximos años. 

Es por ello que si quieres aplicar tu solicitud, tendrás que reunir los siguientes documentos y presentarlos a la entidad: 

  • DNI.
  • Escrituras de la vivienda o el documento de tasación.
  • Recibos de todas las deudas que quieres unificar.
  • Contrato de trabajo, en caso de ser autónomo, tendrás que presentar documentación que avale el pago de tus impuestos y otros tipos de préstamos. 
  • Copia de las últimas nóminas.
  • Declaración de la renta.
  • Movimientos bancarios y estados de cuenta de los últimos meses del año.  

Documentos para unificar las deudas
Documentos para unificar las deudas

Preguntas frecuentes relacionadas a la unificación de deudas 

Es posible que desde esta sección puedas encontrar respuestas a posibles dudas que tengas en este momento: 

«Quiero hacer la unificación de deudas, pero tengo impagos»

Tener pagos pendientes te hará figurar en las listas de morosidad del ASNEF y del RAI. Lo que representa un inconveniente en el momento de pedir cualquier tipo de préstamo bancario. 

El que seas puntual con el pago de las cuotas de las deudas que tengas pendientes es importantísimo para las entidades, ya que es de los primeros requisitos que evalúan para poder considerarte un potencial cliente. 

A todas estas, ¿es posible o no poder hacer la unificación de las deudas si tienes impagos? La respuesta es que es un proceso muy complejo, pero que no es imposible. 

Sea cual sea la razón, deberás explicar a la entidad con lujo de detalles el porqué de los impagos. 

«¿Puedo hacer la unificación de deudas sin vivienda?»

Sí, es posible y puedes llevar a cabo este proceso a través de un avalista, que es una persona que puede respaldar el préstamo y hacerse cargo de la deuda en caso de que no puedas pagarla. 

«¿Qué pasa si no me aprueban la unificación?»

La alternativa que te quedaría en ese caso es ir de banco en banco para hacer la solicitud o renegociar las condiciones que te ha propuesto la entidad a la que primeramente has solicitado el préstamo.

¿Es segura la reunificación de deudas? 

Si lo haces a través de un gestor de confianza, sí, y si te empapas de la información suficiente para llevarla a cabo también. 

Como te habrás dado cuenta, no hay un único lado positivo de este proceso, por donde lo mires, te quitará los quebraderos de cabeza que tienes en este instante. 

Aunque a las entidades bancarias no les gusta mucho ofrecer este tipo de producto, siempre hay bancos que están dispuestos a ayudarte y de manera amable. 

Es ahí en donde radica la importancia de tener a un mediador que pueda ayudarte a conseguir una buena negociación. 

Pero desde ya te decimos que puedes hacer la unificación de deudas sin complicación alguna. 

Analiza tu perfil y haz un estudio de tu caso actual para que puedas determinar si es conveniente hacer este proceso. Recuerda que toda decisión monetaria tiene sus pros y sus contras. 

¡Y quédate con nosotros un ratito más, por supuesto!

Bien puedes seguir leyendo los contenidos de nuestro blog o puedes ir directo al chat en vivo en caso de que tengas una duda por resolver. 

Si te gustan más las llamadas porque sientes que es más personal y puedes agilizar mejor la comunicación, déjanos tu número de contacto desde el botón del menú que te llamamos enseguida.

Que te ha parecido este artículo?

¿Te ha parecido útil la información?

Compartelo con tus redes

¿Necesitas ayuda?

Dinos tu número y te llamamos enseguida.